Prótesis dentales

Las prótesis dentales pueden ser fijas o removibles. Las removibles son las que se pueden poner y quitar. Su diseño es realizado a medida para que tengan una perfecta fijación a los tejidos maxilares y evitar que se muevan. Requieren de un proceso de adaptación en el que se realizarán las modificaciones necesarias, hasta obtener que se ajusten completamente a la boca.

Por su parte, las prótesis fijas no pueden ser removidas por el paciente. En la actualidad, este tipo de prótesis son la alternativa más recomendad para la reposición de piezas, ya que no causan daños en la dentadura y presentan menos inconvenientes que las removibles. Son elaboradas sobre los dientes o sobre los implantes: los dientes artificiales se atornillan al implante, permitiendo que se puedan retirar para su restauración o higienización.

Abrir chat